La Fiesta de los Tabernáculos “CCC Misión de los Andes” Octubre 2019

“CCC Misión de los Andes” te invita a esta solemne  celebración  los días 17, 18, 19 y 20 de Octubre.

La fiesta de los Tabernáculos (Sukkot) es la tercera y última de las tres Santas Convocatorias que el Señor pide al discípulo. Como podemos ver en LA PASCUA (Pesach) que inicia la fiesta de los Panes sin levadura y en la fiesta de PENTECOSTÉS (Shavuot), culminando con los Tabernáculos tras el día de la Expiación (Yom Kippu), Dios nos enseña la construcción espiritual de nuestra persona al completo y la simbología que hay en Sus Fiestas Santas para que podamos celebrarlas de forma viva y espiritual en nuestras almas. En la Fiesta de los Tabernáculos se cierra el ciclo anual de las Fiestas del Señor, por eso se ha llamado El Agrado de Cristo, porque simboliza la culminación espiritual dentro de nuestra alma, de la alabanza y la glorificación de nuestro Dios en nuestro corazón. Tabernáculos nos une al Padre en el Hijo a través del Espíritu, nos une como Iglesia o Cuerpo de Cristo, nos une en las coyunturas del afecto fraternal y el amor de Dios. Tabernáculos simboliza la convivencia espiritual, a la que deberíamos llegar entre aquellos que Le amamos, siempre y cuando veamos a nuestro hermano(a) como templo del Espíritu Santo y al menos como a nosotros mismos, y parte del Señor.

El fundamento de la Fiesta de los Tabernáculos puede encontrarse en la Biblia.

 “A los quince días de este mes séptimo será la fiesta solemne de los tabernáculos a Jehová por siete días” (Levítico 23:34), “La fiesta solemne de los tabernáculos harás por siete días, cuando hayas hecho la cosecha de tu era y de tu lagar” (Deuteronomio 16:13, 16).

FIESTA DE LOS TABERNÁCULOS 
(SUKKOT)

La Biblia testifica que todo aquel que no guarde la Fiesta de los Tabernáculos, no vendrá sobre ellos lluvia.

 “Y todos los que sobrevivieren de las naciones que vinieron contra Jerusalén, subirán de año en año para adorar al Rey, a Jehová de los ejércitos, y a celebrar la fiesta de los tabernáculos. Y acontecerá que los de las familias de la tierra que no subieren a Jerusalén para adorar al Rey, Jehová de los ejércitos, no vendrá sobre ellos lluvia.” Zacarías 14:16-17

Los Evangelios registran que nuestro Señor Jesús no sólo celebró la fiesta, sino que tomó los elementos tradicionales de la celebración y los aplicó a su propia vida y misión. Encontramos esto particularmente en Juan 7 y 8 donde Jesús usa dos símbolos tradicionales de la celebración de la Fiesta de los Tabernáculos, agua y luz, para ayudar a la gente a entender quién es Él y lo que Él ofrece.

No es de extrañar entonces que Jesús se parara en el Templo en este gran día de la fiesta y clamara:

“Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. El que cree en mí, como dice la Escritura, de su corazón correrán ríos de agua viva” (Juan 7:37-38).

EL Objetivo principal que Dios estableció para esta fiesta fue que el pueblo recordara que ellos habitaron en tiendas durante su travesía en el desierto; y que recordaran que Dios también habitó en medio de ellos en el Tabernáculo de Reunión.

“En tabernáculos habitaréis siete días; todo natural de Israel habitará en tabernáculos,  para que sepan vuestros descendientes que en tabernáculos hice yo habitar a los hijos de Israel cuando los saqué de la tierra de Egipto. Yo, Jehová, vuestro Dios.” (Lev. 23:42-43)

Nos vemos en la fiesta de los Tabernáculos. Que la unidad del Espíritu Santo forje las coyunturas del Espíritu entre vosotros…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *